Le Fogne


La ley de los 21 días empieza a ser casi una realidad. De hecho, estoy convencida que el programa “21 días” de la Cuatro está basado en esta ley que ya empieza a ser mi ley.

Hoy he aprendido la palabra “fogna” en el trabajo y no ha sido un aprendizaje arbitrario. Milán es una ciudad cubierta de alcantarillas. Alcantarillas formadas por un tramado de varillas y con una vista de varios metros del suelo.



He intentado descubrir el motivo de esta red de alcantarillado (eso es lo que me ha llevado a aprender mi nueva palabra) y no hay una explicación muy concreta. Es así porque aquí es así. La verdad es que si yo tuviera que explicar porque las alcantarillas de Madrid son como son, me vería en la misma explicación.

Es difícil andar sobre ellas. De hecho, las evitamos y vamos esquivándolas para no meter ni el tacón, ni tener la sensación de estar caminando a dos metros por encima del suelo (Aquí me acuerdo de Lorena que pensaría en el libro de Federico Mocia titulado “Tres metros sobre el cielo”).

De vez en cuando intento andar encima sin mirar abajo o sin atención pero, de verdad, que no puedo. Me dedico a ver qué restos de cigarrillos, papeles o basura hay en su interior!!

De este post podéis entender mi nuevo reto: Andar sobre las alcantarillas milanesas con despreocupación.
Alcantarilla abierta en una acera de Milán



Cartel: "¡¡Dejar libre el agujero!! Gracias"

Operario reparando las alcantarillas (profesión de alto riesgo).



Alcantarillado en Milán


No hay comentarios:

Publicar un comentario